Administrar

QUIERO SER ERMESENDA

kokon | 17 Marzo, 2011 16:52

        

Bueno, no es que tenga tendencia a cambiar de sexo, opción que respeto aunque me parezca rara, no, es una manera de hablar de alguien que ha nacido con una flor allí donde la espalda pierde su nombre y a quien tengo una envidia a rabiar.

    Me refiero a Ermesenda Borrell. Ermesenda tiene más o menos mi edad ha estudiado como yo en la Universidad Autónoma, cosa que me ha hecho revisar toda mi carrera y pensar a donde he llegado yo y adonde ha llegado ella. Ermesenda estudio periodismo, cuando pasó a llamarse Ciencias de la Información. Como quizá no veía claro que esa profesión a secas la fuera llevar a las más altas cimas del poder y del dinero decidió matricularse en Esade para hacer estudios de gestión en alta dirección de negocios. Ella tenía claro que el trípode del triunfo era: cultura, dinero y poder.   

    Empezó currando de periodista aquí y allí pero pronto se dio cuenta que sus sospechas eran ciertas, en la prensa había mucho pringao y como máximo podía llegar a directora del periódico que ya me dirás, a ella le gustaba mandar y tocar pasta.

    Pensando, pensando llegó a la conclusión que si quería pasta, donde había mucha era en un banco, pero eso era muy directo, algo grosero por su origen de alta clase y prefirió dirigir sus pasos hacia algo más discreto y entró a trabajar en una gran empresa textil catalana. Ahí después de pasar por la sección que le correspondía, la de prensa, dio un salto de trampolín al área financiera donde consiguió la más altas cotas de dirección.  Como le cogió gustito decidió pasearse por todas la instituciones fundamentales de la cultura catalana, y así pasó por todas ellas sin dejarse ninguna hasta que tocó el cielo y todo el “oasis” barcelonés la conocía y respetaba.

A Ermesenda Borrell no le importaba compaginar sus inquietudes profundamente intelectuales con  cargos de alta dirección en supermercados, empresas de productos congelados, Orange o Gas natural. Ahora, con cierta edad y con la buena suerte que tiene ha decidido escribir una novela para expresarse y naturalmente, no se va a conformar con que pase desapercibida sino que por aquello de la flor, con toda seguridad ganará el premio Planeta. Y así nuevamente dinero, cultura y poder volverán a entrar por la puerta de su casa. Y ella seguirá feliz, contenta, con su familia, su clase social y sus temporadas de esquí en los Alpes.

  

comentarios

Añadir comentario
Para evitar el spam, no se permite escribir http en los comentarios.
 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS