Administrar

BUS ATEO Y CABALA EN LOS AUTOBUSES 14 Y 41 DE BARCELONA

kokon | 12 Enero, 2009 09:54

CABALA  Y ATEISMO EN LOS AUTOBUSES 41 Y 14    

 

 Goya

                                    Holbein el Jóven.

    Las líneas  41 y 14 de TMB lucirán la campaña ateísta por Barcelona.La campaña publicitaria del 'Bus ateo',esta financiada por la Unión de Ateos y Librepensadores y Ateos de Catalunya. Mientras ,la iglesia evangélica inicia otra campaña en los autobuses, con el lema: "Cristo existe" y los E- Cristianos de Catalunya otra.Dos autobuses de Barcelona lucirán desde el lunes publicidad ateísta. Estas dos líneas, que circulan entre Vila Olímpica-Bonanova y la plaza Francesc Macià-Diagonal Mar, difundirán el lema, son el 41 y el 14.

  "Probablemente Dios no existe. Deja de preocuparte y disfruta la vida "

A mi lo que me interesa es la elección del número de los autobuses.  Los autobuses escogidos son el 41 y el 14.Una cuestión de series y  números: 41-14 hacen que está relación se convierta, sin que los organizadores lo sepan, en una cuestión cabalística de altos vuelos    En esa decisión se encuentra una cuestión numerológica que puede dar mucho juego. Los números son intrínsecos a las series, a las cartas y estas, al igual que las páginas de los libros, combinan siempre figur­as, pala­bras y números. Cuando se juega con las combinaciones aparecen casualidades muy curiosas, escogiendo al azar unas páginas de un libro o el número de las cartas, o unas líneas de autobús. Goya(14) y Holbein el Jóven(41). Para empezar he de decir que en la serie de "Las Pinturas Negras" de Goya, me llamó la atención que estas fueran 14  y sin con­formarme con el argumento de la casualidad o del espacio dis­ponible en la "Quinta del Sordo", busque otra razón y así me encontré con un "palíndromo" numérico, y es que podían leerse de iz­quier­da a derecha  y lo mismo en sentido inverso y además el número 14 de las pinturas de Goya coincide con otra serie no menos famosa como es la serie de las 41 xilografias sobre la muerte de Holbein  El Joven y las Pin­turas Negras de Goya.    La primera hipótesis es que esta relación 41-14, podría tener un sentido inicial en el hecho de que ambas series tu­vieran un fin común al de las es­tructuras seriadas de las láminas simbóli­cas, es decir, que lo que las emparentaba fuera el fin, el carác­ter oracular y sa­piencial en torno a las prin­cipales preocu­pacio­nes del ser: los avatares de la vida y sobre todo la muerte.   El número también tiene gran relevancia en la tradición he­brea en la que en sus principales libros canónicos:" Sefer ha Zohar" y " Sefer Yetsirá " se mencionan los diez números, diez "se­firá" que se dan desde la cabeza a los pies del cuerpo de Adam Qadmon, pero también en la tradición cristiana. Se suele decir que el Evangelio de Mateo, es el primero que se escribió y que estaba escrito en arameo, lengua que sus­tituyó desde el S.IV al hebreo, y es el único, de los reconoci­dos como verdaderos, que empieza haciendo una genealog­ía del linaje de Jesús. El texto ubica al "Me­sías" en un suceder de generac­iones que culmina con: "Jacob engendró a José, el esposo de María, de la cual fue engendrado Jesús, lla­mado Cristo". Dejo para los exégetas, el problema de enmar­car el nacimiento en una genea­logia carnal, en la que el efecto seminal del padre, José, parece muy relevante; y me fijo en lo que a renglón seguido dice Mateo: "El total de generaciones es, pues de: Abraham a David, catorce generaciones; de David a la depor­tación de Babilo­nia, catorce generaciones; de la deportación de Babilonia hasta Cristo, ca­torce generaciones" (Mateo I, 13-18).    El Evangelio que he consultado es el que comentó Salvatore Garofa­lo, Rector Magnífico de la Univer­sidad Pontificia Urbaniana de Roma y Doctor en Cien­cias Bíblicas y que en su nota n.17 al texto de Mateo y en la edición consul­tada, página 12, dice:     "El evan­gelis­ta indica el criterio seguido por él para ordenar la genea­logía de Jesús, sin que por ello revele las razones de la elec­ción del número 14. La disposición simétrica es típica del gusto literario hebreo  y ayudaba sin duda a la memoria. Co­mo quiera que las letras hebreas tiene tam­bién un valor numérico, algunos opinan que la clave de la geneal­ogía es el nombre de David, cuyas letras he­breas, Dwd, co­rresponden exacta­mente al número 14, el cual a su vez es duplo del 7, número sagrado. Con ello el evangelista querría decir que Jesús es el nuevo David, el David por excelencia (tres veces 14): el rey Mesías. Desde el momento en que la Biblia daba, desde Abraham a David, un total de 14 generaciones, es probable que Mateo adap­tara por euritmia el mismo esquema también a las generaciones siguientes."   Es muy significativo el cuidado que tiene el comentaris­ta para eludir cualquier referencia cabalísti­ca.   La versión del nacimiento de Jesús se vincula por un lado, a la tradición cristiana de claras remi­niscencias cabalistico-hebraicas como demuestra su carga numerológica y por otro, a aquella leyenda que nos habla del naci­miento de Pitágoras, como una imitación del de Jesús, para lo cual se com­paran los numero­sos acon­tecimien­tos parale­los entre los dos fundadores por lo que el 41-14 de las series Hol­bein-Goya pudieran estar aludiendo también al Pitagorismo. A modo de ejemplo y sin pretender más , en el libro "Los Filóso­fos Preso­cra­t­icos",­Vol.I, con Intro­duc­ción,­ Tra­ducción y Notas de Conrado Eggers y Victoria E.Juliá, Ed.Gre­dos, Ma­drid, 1978, p.161, hemos en­con­trado la si­guiente anotaci­ón: "Si bien la leyenda de la ascen­dencia apolínea de Pitágoras ha de ser antigua (Porfirio,V.­Pitág­.2, atribuye a Apolonio-ss.I­II-II a.C.- el haber narrado que Pitágoras era hijo de Apolo y de Pites "en cuanto a la procrea­ción, " ... y cita también los dos versos de un poeta de Samos), se puede advertir no sólo que la madre de Pitágoras cambia - en el relato de Jám­blico- su nombre por uno en griego (Parthénis) que es muy pare­cido al que corresponde a la palabra "virgen", sino que enfatiza frente a versiones de Eudoxo o Jenó­cra­tes (S.IV a.C.,) e incluso de Epiménides, que no ha habido rela­ción sexual alguna. Esto con el añadido de detalles como el de la relación genealógica de Pitágoras con el fundador de su pueblo, las admoniciones divinas y profecías, el traslado a una nueva ciudad para el nacimiento, (el episodio de los peces y los pes­cadores) nos hace pensar que su fuente (¿Nicómaco?) ha mode­lado el relato en base a evangelios como el de San Mateo". Pero,volvamos a la presencia del Tiempo y la Muerte en los autobuses de Barcelona.     Las 14 Pin­turas Negras de Goya tienen una fuerza propia, pero causan un estupor añadido si conside­ramos la ubicación de las mismas en un habitat doméstico, como parece ser era la Quinta del Sordo, comprada por Goya en 1819 y vendida posteriormente a Narciso Bruguera en 1854. Las obras colocadas en las dos plantas del edificio, necesitaban una visión de conjunto, secuencial,se­rial y obligando a un recorrido que sumergía al espectador en un clima terrible, la pre­gunta es evidente ¿ Qué tipo de sensibili­dad puede soportar cotidianamente la presencia de ése horror?; el habitat incipiente burgués here­dero del gusto Fran­cés, buscaba la severidad y la tranquilidad intelectual, por lo tanto, es bien extraño que alguien, aún y como se dice pertur­bado en su salud física, quisiera vivir ro­deado de tales Pin­turas.     La serie de Goya esta dominada por la presencia de la muerte, y se encuentra en una línea de pervivencia de un cierto juego macabro, similar al que recogen las 41 xilografías de Holbein El Joven (1497-1543) y que con formato de naipe (6omm x 50mm) rea­lizó en Lyon en 1538. Los personajes de Holbein son un amplio repertorio de las principales ocupaciones y oficios de los hom­bres a los que se les recuerda de un modo estoico-cristiano que nin­guno de ellos puede superar su destino mortal, por numerosos que sean sun meritos en la tierra y que su destino se encuentra en las manos de las Parcas. Tras una mención inicial a la Crea­ción, la Caida,el Castigo y el Trabajo, triunfa en la quinta carta: la muerte. El hombre ha renunciado al Paraíso, por su caída se encuentra con su nueva situa­ción, con su nuevo dolor e infelicidad. A partir de aquí, desde el Papa, al mismo Autor de las láminas, se ven  acom­pañados de la siniestra presen­cia de la muerte. Entre todas ellas des­tacaría por sus vínculos Saturnianos: la que tiene como lema : "La Femme Gloffe" (La mujer embarazada) carta en la que la muerte trae hacia sí la vida recien engendrada en una evidente alusión al ciclo existencial de vida-muerte. Entre ellas también destacaría la carta el "Blason de la Mort" (Blason de la Muerte) en la que  se aprecia una gran piedra "Saturnina" levan­tada por los brazos de la muerte, entre un hombre y una mujer a los que les separa un reloj de arena, signo inequívoco del paso del tiempo y que parece ilustrar los siguientes versos de Mil­ton:" La figura que estaba al otro lado, si merecía el nombre de fi­gura..­... era negra cual noche tenebrosa, en fiereza a diez furias igualaba, en espanto y terror al hondo infierno". Esta admirable descripción que hace Milton, asombra por los expresivos rasgos y coloridos de incer­tidumbre con que acaba el retrato de la Reina de los ter­rores: La Muerte. Así en esas cifras 41- 14 de las series se encierra la noción mortal del ser humano , el paso del tiempo y también la de aquel "Mesías" que nace de un linaje inmemorial para ser sacrificado, y renacer como ase­gura la creen­cia cris­tiana, pero es tam­bién una alusión silen­ciosa al Apolo Hipe­rbó­reo, y a la esen­cia misma de la filo­sofía Pitagóri­ca, pues como ya se ha dicho, el parentesco nar­rativo en la história de los dos nacidos es evi­dente, al tiempo que se da representación pictórica a la prin­cipal preo­cupación del ser vivien­te, que empieza a morir desde el primer momento de su nacimiento. El nacimiento, la muerte por sacrifi­cio y el renacer se encuentra en el ciclo Satur­niano y nos perfila la imagen del padre con­denador y la presencia de la muerte misma,en las 14 Pinturas Negras de Goya y en el resto de las series  en las que aparece la iconografía de Saturno y bajo el signo de la influencia Cabalís­tica -Pitagó­rica y en los autobuses de Barcelona.      

comentarios

  1. Bus Ateo

    Misterioso 14, que va del OLYMPO a la BONA NOVA...

    merce | 16/01/2009, 12:14
  2. Bus Ateo

    La presencia del bus será un buen medidor de la fe cristiana, un barómetro de las conciencias: a más respuestas airadas, más fé religiosa. Por otro lado y hablando de radicalidad religiosa, el Bus no deja de ser un ejemplo para el mundo islámico, aquí es posible esa campaña con una reacción intensa pero moderada. No descarto que la campaña vaya destinada , disimuladamente, a ese mundo radical islámico.

    Manolito Sin Gafotas | 13/01/2009, 09:56
Añadir comentario
Para evitar el spam, no se permite escribir http en los comentarios.
 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS