Administrar

MUSEO GUGGENHEIM O LA CONCORDANCIA PERFECTA: FRANK GHERY,RICHARD SERRA Y BILBAO

kokon | 29 Agosto, 2007 10:56

La catedral contemporánea de la buena forma se encuentra en Bilbao. Nunca podrá verse semejante concordancia entre la obra de un arquitecto, la obra de un escultor y una ciudad. Entorno, arquitectura y obra se ofrecen al visitante en una armonía absoluta. Lo más importante no es visitar las exposiciones que el museo contiene, sino admirar y dejarse llevar por la fuerza poderosa de La Forma.

 

El museo debería convertirse en un lugar de obligada peregrinación para los devotos del arte contemporáneo, y también para sus escépticos. Un único espacio, sin ninguna otra exposición, solo consagrado al culto, solo reverenciando  los tres fines concordantes :la ciudad de Bilbao, la arquitectura de Ghery y la instalación de Richard Serra. Sería suficiente, no se necesita más para convencer, sin mediar palabras, los visitantes quedaran apresados por una infinita red en la que la matemática, los materiales, las líneas y los contornos los envolverán sin dejarlos escapar. La atención es máxima y los ignorantes quedan perplejos.

Al principio la llamada “gran nave”, una de las salas del museo, solo albergaba en su interior la obra de Richard Serra “snake”(serpiente) 1994-96 acero Corten 401X3165x682 cm, pero ahora se encuentra la instalación ¨La materia del tiempo¨, un conjunto monumental de siete piezas más que junto a la primera ocupan la totalidad del espacio. El visitante  recorre la torsión continua de  las ocho obras por el interior, por el exterior, las contempla con los ojos pegados al acero, las puede ver desde una gran distancia en un piso superior en altura, pero en ningún momento se pierde la tensión formal que genera. La memoria siderúrgica del lugar, el resplandor del Titanio y la oxidación Siena del acero dan al lugar los colores de la concordancia. Todo lo demás parece una anécdota de la que se puede prescindir. Ni Anselm Kiefer con su megacatálogo de ocho toneladas  y su memoria histórica, ni siquiera el mismísimo Durero consiguen distraer al espectador del magnetismo de la concordancia suprema, nada rivaliza con el poderío que se ha establecido en aras de la amistad entre un arquitecto un escultor y la memoria de la gente de una ciudad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

FOTOS KOKON

comentarios

Añadir comentario
Para evitar el spam, no se permite escribir http en los comentarios.
 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS