Administrar

LA VIDA DE LOS OTROS Y UMBERTO ECO

kokon | 18 Abril, 2007 21:43

ECO EN LA VIDA DE LOS OTROS..-

                                         

                                       Umberto Eco 

Son las 12, 30 de la madrugada, Al salir del cine Alexandra en la Rambla de Catalunya, justo en la esquina con Mallorca, hay unas putas jóvenes esperando clientes. Han venido del Este europeo y se buscan la vida. Siempre están ahí. Acabo de ver la película más galardonada del año 2006 y esta vez , en lugar de lamentar su situación, me he alegrado por ellas. Han dejado atrás una vida sórdida y un plato de sopa caliente y oscura en la mesa para comerse el pollo entero. Ya hablaremos en otro post sobre la sopa.

“La vida de los Otros” es Oscar a la mejor película de habla no inglesa. 2006, Premio del Cine Europeo: Mejor película, mejor actor (Ulrich Mühe). Es un drama en el que el capitán Gerd Wiesler (Ulrich Mühe) que es un oficial extremadamente competente de la Stasi, la  dominante e inquebrantable  policía secreta del régimen comunista de la antigua República Democrática Alemana , transformará su vida por el efecto de una situación y por  la música de una sonata.

El oficial es extremadamente competente y muy duro en su trabajo de cazar disidentes. Estamos en el año 1984 y debido a su eficacia le encargan  que espíe  a la pareja formada por un prestigioso autor teatral Georg Dreyman (Sebastian Koch) y la popular actriz Christa-Maria Sieland (Martina Gedenk) que es la actriz principal de sus obras, este seguimiento cambiará la vida del oficial, se hará más  al tiempo que cambia la vida tras el telón que culmina con la caída del muro el 9 de noviembre de 1989. De todo esto hace cuatro días.

El escenario del Este europeo, es triste, el gris en las paredes desgastadas de los edificios comunitarios, los colores desangelados de los pocos automóviles que circulan por las calles y  el  color austero de la formica marrón oscuro de los muebles, refleja el estado de  melancolía en el que viven unos cuantos intelectuales amantes de la libertad y de occidente.

 La  “inteligencia” comunista, en su ansia de escudriñar los recónditos rincones del alma humana, conoce todas las tipologías del comportamiento de los demás, pero no ha previsto que uno de los suyos pudiera cambiar por el efecto del sentimiento de amor, por el conocimiento de los demás y por la melodía de una sonata dedicada a un hombre bueno. El oficial Dreyman, escucha, escucha y escucha todos los movimientos de la pareja y llega a conocer profundamente cuando estos son felices, cuando se aman y conoce la causa de su dolor.

Deduzco de la situación que conocer la vida de los demás no es una curiosidad banal, conocer a los otros es tener una oportunidad de cambiarnos cuando creemos que ”nada humano nos es ajeno”.

                   

Si esto es así, leer la experiencia de los demás, explicada en una novela, o ver cine, ir a conciertos, tener amigos, conocer mucha gente y tener experiencias  podría ser un buen camino para conocernos mejor.

Me hace ilusión pensar así, pero, parece que no existe un remedio completo para nada y justo en el momento en el que estoy escribiendo esto me ha llegado, vía correo digital de la Vanguardia, una entrevistaUmbert Eco, al “enfant terrible “ de la cultura italiana y buen rastreador de la conciencia humana.

 Eco, invitado de honor del XIV Festival Internacional del Libro que se celebra en Budapest, la ex comunista capital húngara, explicó a la prensa en una entrevista que: la literatura es muy importante para muchas personas porque nuestra propia vida no nos satisface, así que leemos".

 

 Por igual argumento podemos decir que por eso vamos al cine , a un concierto o tenemos amigos, o nos interesamos por la vida de los otros. Esta hipótesis la mantenía Freud, cuando hablaba de la cultura como sublimación del deseo , pero lo dijo con más suavidad, sin meter los cuatro dedos en la llaga. Se puede deducir de esto que:  ¿Acaso si fuéramos felices, en ese confortable estado aparecería un desentendimiento, una despreocupación hacia los demás? ¿ No nos preocuparía conocer el eco de la vida de los otros?

            E l capitán Gerd Wiesler (Ulrich Mühe)  es un oficial extremadamente competente de la Stasi  

 

                                                                                                                                           

                                                          

 

 

                              

                                  

 

 

 

 

 

 

 

 

comentarios

Añadir comentario
Para evitar el spam, no se permite escribir http en los comentarios.
 
Powered by Life Type - Design by BalearWeb - Accessible and Valid XHTML 1.0 Strict and CSS